Porlamar
21 de septiembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






Hasta la esperanza palidece
El invento de una constituyente les vino al pelo, y los funcionarios que la manejan, ni mandados a hacer, para acabar de matar lo poco que quedaba de entusiasmo en un mundo de teorías, presupuestos y billetaje, donde cubanos, chinos y otras especies -muy aprovechadas en el arte del chuleo- siguen haciendo el mejor negocio y van arruinando al país con esas muestras de afecto que tanto entusiasman a la inteligencia presidencial.
Mélido Estaba Rojas

13 Nov, 2017 | El camino hacia la destrucción se esclarece cada día más, con las decisiones que florecen desde la incapacidad gubernamental, en esa complicidad de allegados que parecen haber extraviado hasta el mínimo criterio de seriedad y raciocinio. El país se bambolea entre las marejadas de medidas chistosas e infantiles de altos mandatarios, mientras los calambres del desespero y las necesidades van ahogando a la esperanza, impidiéndole escapar del desatino que la loquera bonchona y corrupta llama socialismo.

El invento de una constituyente les vino al pelo, y los funcionarios que la manejan, ni mandados a hacer, para acabar de matar lo poco que quedaba de entusiasmo en un mundo de teorías, presupuestos y billetaje, donde cubanos, chinos y otras especies -muy aprovechadas en el arte del chuleo- siguen haciendo el mejor negocio y van arruinando al país con esas muestras de afecto que tanto entusiasman a la inteligencia presidencial.

¿Por dónde diablos andan las teorías sagradas de la economía? ¿De qué cuarto secreto sacaron a esas lumbreras que manejan el bendito plan de la Nación? Porque es que toditos parecen cortados con la misma tijera, desde aquellas que tienen que ver con tramposerías y tramposeríos en eventos electorales, hasta los repetidores de lecciones que cansan y pegan en el estómago; y viven prometiendo vainas que no cuajan, mientras los límites inflacionarios, la escasez, la inseguridad y el martilleo policial agrandan su nido arrullados por el bombardeo de cadenas fastidiosas anunciando las maravillas que nadie conoce. Las promesas y el bienestar que exhibe el círculo presidencial contrastan con el pelabolismo de las criaturas en la calle malviviendo en los eternos colones, o cobrando cinco mil bolívares diarios en las filas bancarias.

¿Qué es esto, mi Dios? –se pregunta la gente- mientras se viola lo establecido en las normas, desconociendo a un gobernador legítimamente electo por el pueblo, o designando funcionarios paralelos para entorpecer la función de los elegidos, superando las tropelías electoreras. Nunca llegamos a imaginarnos que resultaría tan simple matar las ilusiones de prosperar, romper reglas y encaramarnos en el desespero de la destrucción paulatina, luego de haber vivido en un clima de alegría y progreso, que en mala hora se enrareció con los aires resentidos de los trepadores, en el peor gobierno que hemos tenido. Dicen que lo bueno no ha comenzado.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES