• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
15 de diciembre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






La paz de los jumentos
Odiosa comparación. En su "Asno de oro", Apuleyo deja patente la misma actuación para hombre y bestia. Cervantes en el Quijote hace referencia al pueblo de los rebuznos en el que un par de hombres rebuznan en busca de un asno perdido; siempre se encuentran ellos sin que aparezca el animal. Así dirá: "No rebuznaron en balde/ el uno y el otro alcalde". Hay burros que son burros, amañados y tercos, como lo es el hombre.
Ramón Ordaz | rordazq@hotmail.com

7 Dic, 2017 | La inteligencia ya no parece ser una distinción de la especie humana. La ciencia ha podido corroborar cómo muchos animales, además del hombre, son capaces de obrar con una lógica del sentido que va más allá del mero instinto. La sinergia, con la cual muchos hacen política y se vanaglorian de ella, es también una condición vital de especies que consideramos inferiores. Ante un estado de tensión o conflicto, los animales están aptos para discernir, "razonar" la opción a tomar en función de preservarse. Solo la soberbia del homo sapiens es capaz de menoscabar potestades que corresponden a todo el reino animal. Así como hay hombres brutos, hay animales brutos, porque Dios en el reparto del sentido común, como en el de la belleza, también tiene sus preferencias.

Situaciones irreversibles que, al parecer, no tienen enmienda. Hay para todos en la viña del Señor. "Asinus asinum fricat", "los burros se juntan para rascarse", en nada denota torpeza asnal cuando se quiere con ello expresar un sentido de brutalidad en quienes se ayuntan para malos oficios. Que los asnos se junten para frotarse delata un mutuo acuerdo, un gesto de solidaridad ante una dolencia o un escozor. Ante una picazón en la espalda, ¿quién no agradece un "brochazo" de uñas? De los équidos, el burro ha sido el más denigrado, el que más ha servido para satirizar el comportamiento del hombre.

Odiosa comparación. En su "Asno de oro", Apuleyo deja patente la misma actuación para hombre y bestia. Cervantes en el Quijote hace referencia al pueblo de los rebuznos en el que un par de hombres rebuznan en busca de un asno perdido; siempre se encuentran ellos sin que aparezca el animal. Así dirá: "No rebuznaron en balde/ el uno y el otro alcalde". Hay burros que son burros, amañados y tercos, como lo es el hombre. Decía Baltasar Gracián que quien ha elegido está en la mitad del camino. El asno de Buridán, ejemplo de varia filosofía, murió de hambre al no tener la voluntad para escoger entre dos haces iguales de heno. Vemos cómo algunos "revolucionarios" reportan el sacrificio y heroísmo de los militantes que pasan hambre, pero siempre dispuestos a defender su ideología, mientras los jerarcas del partido no caben dentro de ellos mismos de lo regordetes y mofletudos que están. En la asamblea de los rebuznos no se puede esperar otra cosa que coces para el contrario y paz para la tribu que sueña comer completo algún día, mientras van vendados por la vía Constituyente. Bien lo dijo un joven del Renacimiento, Etienne de La Boëtie, en su "Discurso de la servidumbre voluntaria o el Contra uno" (1576): "Es el pueblo el que se esclaviza, el que se corta el cuello, ya que, teniendo en sus manos el elegir estar sujeto o ser libre, abandona su independencia y toma el yugo, consiente en su mal o, más bien, lo persigue".














Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES