Porlamar
20 de julio de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






Cosechas de berenjena y cambur esperan en La Vega
Esteban Marino López asegura que sus sembradíos no son más fértiles porque el agua llega cada 15 días. Su hijo Dámaso lo acompaña en la cosecha de los cambures.
Dexcy Guédez | @dexcyguedez

Foto: YULIANNYS GONZÁLEZ | @Yuliaseret

Esteban Marino López cosecha sus berenjenas con gran dedicación. / Foto: YULIANNYS GONZÁLEZ | @Yuliaseret

14 Feb, 2018 | En las fértiles tierras de Atamo Norte, municipio Arismendi, tiene sus predios Esteban Marino López. Él vive de la siembra y la labranza desde que tenía 13 años, cuando se inició en el oficio de la mano de sus tíos, especialmente de José Cristino, a quien recuerda con mayor cariño porque de él aprendió muchos detalles ligados con ese oficio.

Las berenjenas atrajeron la atención del equipo reporteril en un kiosco de la avenida Luisa Cáceres de Arismendi, donde un habitante de la zona las revende y quien guió hasta los sembradíos del labriego conocido por su segundo nombre: Marino.

Sesenta años en el oficio y los 73 a cuestas no le han restado vitalidad para dedicarse a cosechar en sus tierras, donde actualmente tiene más de 300 matas de berenjena, otras tantas de cambur y unas de batata con las cuales ahora experimenta.

Marino resaltó que sus cosechas están dirigidas principalmente a sus vecinos y a quienes transitan por la avenida desde Atamo Norte vía a Guacuco, donde vende diariamente al menos 20 kilos de sus hermosas berenjenas.

Dijo que sus sembradíos no son más fértiles porque hay muchas limitaciones con el agua, la cual llega cuando menos cada 15 días, por lo que debe aprovechar para regar y almacenar.

El mejor aliado

Este labriego tiene en su hijo Dámaso López, su mejor aliado en ese oficio, quien dedica gran parte de su tiempo en el cuidado de las plantas de cambur.

Entre el feraz y verdoso sembradío y los circunspectos espantapájaros fabricados por ellos mismos, algunos con grandes peluches ya desechados, transcurre la jornada diaria de padre e hijo, quienes están muy optimistas porque aunque ya algunas berenjenas han salido a la venta, la mayoría de las matas tendrán listos sus frutos para finales de marzo.

Estiman que las cosechas de cambur y las de batatas, especie con la que esperan obtener buenos resultados, estén listas para principios de abril.

También acaba de sembrar 300 palos de yuca, pero esa cosecha debe esperar algunos meses más.

Pozo en el patio

Esteban Marino López está aprovechando el valioso recurso de un pozo que detectó en su patio para regar las siembras. Considera una bendición de Dios contar con el vital líquido que halló en su terreno para mejorar sus cosechas.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES