Porlamar
20 de octubre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Venezuela: regreso al pasado
Lo esencial es el control absoluto del poder. Ya no se trata de arropar y sofocar en estrecho abrazo a todos los poderes públicos, o de absorber y colonizar cualquier ámbito de la vida económica y social del país.
Walter Castro Salerno walterjosecastro@yahoo.es

26 May, 2018 | Lanzando continuamente, uno tras otro, potes de humo a los andurriales, barriadas y calles, en los cuales, airados y trémulos, hambrientos y desolados caminan los venezolanos, y luego de cuestionadas elecciones, marcadas con un notorio signo de elevadísima abstención, el gobierno del presidente Nicolás Maduro y de la “nueva clase” que detenta la hegemonía, dentro de la congénita ineptitud y típica torpeza que le caracteriza, sigue abriendo otros frentes de pugna, tensión e incertidumbre. Continúa la animación del circo en aplicación del modelo rentista del otrora vigoroso Estado petrolero.

Lo esencial es el control absoluto del poder. Ya no se trata de arropar y sofocar en estrecho abrazo a todos los poderes públicos, o de absorber y colonizar cualquier ámbito de la vida económica y social del país. Es reafirmación de la vocación autoritaria del régimen, para quedarse hasta que el cuerpo de los venezolanos lo aguante en el poder. Pero también para esconder o disimular lo que está pasando en la zona petrolera del Orinoco y el Arco Minero de Guayana. Allí ha habido con la aprobación de la ANC, mediante la ley de protección a las inversiones extranjeras, un salto cuántico al pasado.

Nada menos que la enajenación y entrega de extensas zonas del país, pletóricas de riquezas. Se ha dado así, a la chita callando y detrás de una estridente vocinglería patriotera, destinada a ingenuos o a cínicos “enchufados”, un regreso tenebroso, subrepticio, clandestino, al pasado. Al antiguo régimen de las concesiones, cuando los gobiernos de los caudillos andinos, Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez, hace un siglo, otorgaban las mismas a Valladares, Vigas, Planas y Aranguren, quienes a su vez las traspasaban, de bote pronto y billete en mano, a las grandes empresas petroleras, las integrantes del “cartel de las 7 hermanas”, dueñas del mercado mundial de hidrocarburos. A estas se le agregan ahora sociedades rusas y chinas. Las cuales, por cierto, continúan practicando descaradamente la “tercerización” prohibida en la legislación laboral. ¿Dónde están y por qué se cubren con ominoso e insólito manto de silencio los seudo dirigentes de la clase obrera, los defensores de la soberanía nacional, los artistas e intelectuales emparentados todavía con lo poquísimo que va quedando de la herencia del Cte. Chávez?




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES