Porlamar
20 de abril de 2021





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






El buen sacerdote debe saber integrarse a la gente
El presbítero Humberto Gamboa medita sobre la labor sacerdotal, en víspera de cumplir ocho años de estar al frente de su parroquia.
Yanet Escalona | @YanetEscalona

Foto: Yanet Escalona | @YanetEscalona

Humberto Gamboa, nativo de Santa Ana, ejerce el sacerdocio en comunidades antolinenses, luego de prestar servicios en otras parroquias de la Isla. / Foto: YANET ESCALONA | @YanetEscalona

02 Ago, 2018 | Lograr que un discurso eclesiástico sea congruente con la misión de estar al servicio de Dios y del pueblo cristiano no es tarea fácil, y al respecto medita el presbítero Humberto Gamboa, quien desde hace ocho años lleva el "timón" en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, la cual abarca comunidades de El Tirano, Aricagua, Manzanillo y La Mira. A los 46 años aún aprende… pero sobre todo de la gente que le rodea; de esa feligresía devota, que con esfuerzo enfrenta el actual vendaval económico.

Con la crisis también los sacerdotes viven "las de Caín", hasta para movilizarse, incluso si poseen un vehículo, ya que a veces "cojean" a falta de cauchos, repuestos o batería. Pero Gamboa no se queja, sino que por el contrario afirma que todas estas vicisitudes son un aprendizaje, y en su caso toma las lecciones del propio pueblo.

"Es admirable cómo la gente no se queda de brazos cruzados, sino que busca las maneras para resolver los problemas. Por eso, cuando no tengo carro, y debo oficiar una misa, me voy a pie desde El Tirano hasta Aricagua, aunque tarde más de media hora en llegar", relata.

Con 17 años de ordenación sacerdotal también la vida lo ha puesto en circunstancias difíciles, como cuando haciendo labor pastoral en la Parroquia de Los Cocos, en Porlamar, se vio bastante enfermo por un hongo en los pulmones. La infectóloga Maigualida Jiménez lo trató con gran profesionalismo y se salvó. Cuando la médico le permitió volver a trabajar, tras siete meses de reposo, el 29 de julio de 2010 aceptó este cargo en Antolín del Campo, por requerimiento del entonces obispo de la Diócesis de Margarita, monseñor Jorge Aníbal Quintero, quien hoy está en Barcelona, estado Anzoátegui.

"Fue así como con la ayuda de Dios empecé a trabajar en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, donde he aprendido mucho, sobre todo a valorar e integrarme más a la gente. Esa es la labor del sacerdote, y no esperar que los otros se adapten a uno. En las festividades de Nuestra Señora del Carmen en El Tirano muchas de las personas llevan orquídeas u otras flores que son traídas de las casas. También tenemos una actividad el primer domingo de julio cuando se baja la imagen de la Virgen. Se llama 'Una flor a María', como inicio de la festividad central que es el 16 de Julio. Por eso, en general, aprecio este aprendizaje familiar y espontáneo de la feligresía", dijo Humberto Gamboa, nativo de Santa Ana del Norte, municipio Gómez e hijo de Ana Rodríguez y Humberto Gamboa, personas importantes en su vida y los encargados de formarlo con amor en la rectitud del hogar, junto a sus otros dos hermanos: Petra y Roberto Gamboa Rodríguez.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES