Porlamar
16 de diciembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 23°C






Viajar a tierra firme es altamente complejo
Alejandro Rivas, gerente de Navibus, puntualizó que están asumiendo el reto de brindar el máximo apoyo, con todo el capital humano que tiene a su disposición, para atender la contingencia. Dan prioridad a las personas de tercera edad, discapacitadas o con problemas oncológicos.
Martha León | @leonmartik

Foto: LIZAINA REAL

Usuarios pasan horas de esperas en Naviarca / Foto: LIZAINA REAL

10 Oct, 2018 | Debido a la crisis del transporte marítimo que sufren los insulares y visitantes para trasladarse entre tierra firme y la isla de Margarita, dos compañías: Navibus y Naviarca, están asumiendo el reto de aliviar la conectividad ante la paralización de los viajes de Conferry.

La situación ha dejado a la región insular, como muchos pobladores comentan, prácticamente aislada durante el largo proceso que ahora implica la búsqueda de un pasaje para quienes deseen viajar con su vehículo.

Alejandro Rivas, gerente de la sucursal de Navibus, indicó que trabajan en dar respuestas al transporte de carga, tanto pesada como liviana, debido a la complicación que tienen de solo contar con dos buques para pasajeros. Están tratando de dar prioridad a las personas de tercera edad, con discapacidad o con problemas oncológicos, a quienes atienden para que salgan lo antes posible.

De igual forma acotó que las personas solas, sin vehículo, no tienen ningún problema y pueden ir a las oficinas de Punta de Piedras o las sucursales de Parque Costazul o de Sigo La Proveeduría, donde pueden comprar sus boletos sin ningún inconveniente, según la disponibilidad para la fecha que requiera.

“Debido al alto nivel de contingencia actualmente, por la cantidad de personas que están acudiendo a los terminales, se está manejando una lista de espera diaria, que la llevan las mismas personas a fin de que se organicen, respetando el mismo orden en el que llegan, listas que luego pasan a los supervisores de operaciones”, resaltó.

El problema radica, según explicó, en que las embarcaciones disponen de un metraje, una vez a nivel de sistema se acaban los metros no se puede seguir vendiendo pasaje para los vehículos, con el tema de pasajeros no presentan ningún inconveniente.

De igual forma comentó que para las personas deseen viajar con su carro, manejan un tiempo estimado de dos días para embarcar. Por el cierre de operaciones de Conferry registraron en un día más de 90 vehículos, sumando la carga de alimentación, carga pesada que restó la disponibilidad diaria que se pueda tener.

Para el gerente de la sucursal de Navibus están asumiendo el reto de brindar el máximo apoyo, con todo el capital humano que tiene a su disposición, para atender la contingencia. “Gracias a Dios se ha tratado y han logrado los objetivos que se tenían hasta el momento”. Fue aliviado el terminal con la embarcación “La Caracola”, con la que pudieron sacar la mayor cantidad de carga pesada y vehículos livianos.

SITUACIÓN COMPLEJA

El vicepresidente de Naviarca, Jorge Rassi, expresó que la situación es muy difícil y compleja al eliminar a Conferry, la empresa que fue líder del mercado, que al no prestar el servicio recae sobre las demás navieras la responsabilidad de llevar a la gente, sin tener la capacidad para hacerlo.

Indicó que no se cuenta con la variedad de repuestos como antes. “Ahorita si se presenta falla en un motor, se tendría que parar la embarcación y no hay servicio, es muy difícil”.

Explicó que para entrar o salir de la isla Gran Cacique tiene en servicio dos unidades, una con capacidad para carros y pasajeros, y otra solo de pasajeros, que salen de Cumaná y Puerto La Cruz, y recalcó que están reparando dos unidades más.

En cuanto a la cantidad de pasajeros que trasladan las dos embarcaciones, ronda los 700 diarios, con una salida de la embarcación a Puerto La Cruz y dos veces la de Cumaná. Para el servicio de carga manejan vehículos pequeños incluyendo camiones 350, pudiendo trasladar entre ocho y diez camiones diarios.

PENURIAS DE LOS USUARIOS

Por otra parte, los usuarios como Fabiana Torres consideran que la situación ha sido muy mala, porque pasan dos o tres horas para comprar pasaje. “No hay punto, solo aceptan efectivo y, ¿de dónde uno saca el efectivo? No hay muchas opciones para trasladarse y las dos que hay no son muy buenas, ya salir de la isla es horrible. Para el momento de comprar el pasaje estuve desde tempranas horas de la madrugada para adquirirlo”.

Una trabajadora del terminal marítimo cuyo nombre reservamos, recalcó que los pasajeros pasan trabajo para conseguir un pasaje, incluso entre tres y cuatro días, debido a que no hay cupo para el vehículo. Recomendó que lo mejor es estar en horas de la mañana si desea adquirir un boleto, porque muchas veces las personas llegan hasta Punta de Piedras y ya están los pasajes vendidos, en las oficinas de Porlamar, Puerto La Cruz y Cumaná.

Otro usuario, Dervi Quijada, puntualizó que se encontró con la sorpresa del aumento de los pasajes. A su juicio consideró que subieron bastante porque de costar 50 bolívares soberanos, pasó a Bs.S 150 y las lanchas, que son más rápidas, tienen un costo de 35 bolívares soberanos. También Quijada dijo que está difícil para salir ante la falta de ferris y el costo, porque el que depende de un sueldo mínimo no puede estar viajando.

CONDICIONES

Jorge Rassi, vicepresidente de Naviarca, extendió su llamado al ministro de Transporte a que se aboque a dar atención y solución a la problemática de Conferry para tener una alternativa real de servicio.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES