Porlamar
21 de marzo de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






No reconocer al no reconocido
A los venezolanos, en gran parte de su población, no les importa mucho lo que opinen Macri, Duque o Piñera de Maduro, le interesa más que el gobierno venezolano le ponga un parao a los comerciantes especuladores.
Pedro Salima

12 Ene, 2019 | De no ocurrir nada extraordinario, y ya sabemos que los intentos de golpes de Estado y de magnicidio no son fantasía, al momento de usted leer esta nota el Presidente Nicolás Maduro debe estar juramentado para un nuevo período constitucional. Lo hará sin el reconocimiento de los gobiernos de varios países, quienes ya en el mes de mayo el año pasado tampoco lo reconocieron como ganador de las elecciones; lo que desliza la realidad a una situación quizás no vista antes, como es la de un mandatario no reconocido al doble. Figura que todavía no sabemos precisar para qué sirve. Desde ese mes de mayo, fecha del primer no reconocimiento al nuevo no reconocimiento, Nicolás Maduro ha firmado documentos, puesto en marcha obras, le ha dado inicio a nuevos programas económicos, ha cometido desaciertos (los cuales nada tienen que ver con el no reconocimiento, sino a los errores de su equipo de gobierno).

También ha firmado acuerdos internacionales, ha representado al país fuera de sus fronteras, sin verse afectado por el empeño de Macri, Duque, Piñera y otros de estrecharle la mano. Mientras al venezolano común y corriente ha tenido o le ha faltado la caraota en su mesa debido a los desaciertos del gobierno, la guerra económica o por cualquier otra causa, menos por el malestar de estos mandatarios. De seguro la Asamblea Nacional tomará alguna decisión, ya no se sabe cuál, pues ellos al Presidente Maduro lo han desconocido, han declarado que abandonó el cargo, han apoyado la decisión de un tal TSJ en el exilio que lo consideró culpable y dictó la orden de detención, sin que tales medidas hayan afectado la gestión del gobierno.

El compatriota Julio Andrés Borges, desde su cómoda residencia en Bogotá, donde vive a expensas del gobierno de Iván Duque, en un intento agónico de enchavar la toma de posesión de Nicolás Maduro, ha pedido a través de medios internacionales que los mandatarios de México y España no reconozcan a Nicolás Maduro. Esfuerzo inútil, pues desde hace bastante tiempo se sospecha que este caballero es un infiltrado del chavismo dentro de la oposición.

A los venezolanos, en gran parte de su población, no les importa mucho lo que opinen Macri, Duque o Piñera de Maduro, le interesa más que el gobierno venezolano le ponga un parao a los comerciantes especuladores.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES