Porlamar
26 de enero de 2020





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Pájaros en concierto reciben al año nuevo
Juancho Marcano disfrutando de ambos cantos, llegó a su conuco acompañado, como siempre, de su perro Pipo, y cuando llegaron debajo de la mata de mango, ésta bajó dos de sus ramas y les dio a ambos el acostumbrado feliz año, y ellos respondieron igual por sus sinceros deseos.
Emigdio Malaver G. | /emalaverg@gmail.com /@Malavermillo

13 Ene, 2020 | Un concierto con notas desafinadas y con cantos alborotados de las guacharacas hace eco y pareciera recibir el período de 365 días que nos llegó el 1 de enero de este año. Mientras tanto los potocos con sus puiputú, más acordes con su afinación, le cantan a la esperanza del año nuevo.

Juancho Marcano disfrutando de ambos cantos, llegó a su conuco acompañado, como siempre, de su perro Pipo, y cuando llegaron debajo de la mata de mango, ésta bajó dos de sus ramas y les dio a ambos el acostumbrado feliz año, y ellos respondieron igual por sus sinceros deseos.

-Tenemos que tener siempre fe de que los mejores tiempos están por llegar y aquí estamos con un mapire de alegría para recibirlos, pues pensar lo contrario, es perderse y preparar el camino que nos lleve derechito al patio de la desesperanza, dijo de entrada la mata de mango, una vez que abrazó a sus amigos. Pipo, con sus dos orejas bien paradas, escuchó las bellas palabras del árbol y agregó: “Es verdad, amiga, pues cada vez que termina un año, independientemente, de que haya dejado huellas profundas en nuestra alma por episodios que nos hieren por lo dramático o lo trágico, hay que soñar y esperar que el nuevo año nos traerá cosas bien buenas no sólo individuales, sino colectivamente, es decir, tanto para animales como para plantas y humanos”.

Juancho Marcano, periodista de mil batallas y redactor de muchas fuentes, quiso callar ante tan convincentes opiniones, sin embargo, comentó: “Pero el caso no es esperar y que nos caiga la realidad del cielo, cada quien desde su trinchera de lucha debe esforzarse para conseguir sus sueños; hacer las cosas mejores, trabajar más y en donde la creatividad y la honestidad sean las flores que perfumen todos los días sus tareas cotidianas”.

La mata de mango y Pipo se observaron mutuamente y espontáneamente aplaudieron por sus palabras a Juancho Marcano, quien emocionado también los miró y si decir nada, también se unió a los aplausos.

Después los tres amigos brindaron con agua de lluvia para que el año nuevo, sea todo salud, paz y felicidad para todos.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES