Porlamar
1 de octubre de 2022





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






La parranda es esencia y valor genuino de la identidad insular
Por su versatilidad ha evolucionado para convertirse en un género popular que llega a todo público, pero puede ir más allá y llegar a ser un atractivo turístico de la región y otras zonas del país, sin limitar su sonido a las fiestas decembrinas.
Martha León | @LeonMartik

Foto: OLYANA MARCANO-@olymarcano

Parranderos de la Paz agrega elementos a la parranda para refrescar el sonido sin perder la esencia. / Foto: OLYANA MARCANO-@olymarcano

5 May, 2022 | Las parrandas y los aguinaldos son géneros musicales de la identidad neoespartana que tienen implícita la acción de compartir y disfrutar, tal como lo refiere el maestro Yrael Antuare “al estar en una casa, sacar su cuatro y comenzar a cantar, sin duda, eso es parrandear”.

Esta expresión musical de la región se caracteriza por su contenido jocoso, la cotidianidad y el romanticismo que con letras sensible, contenido fresco y divertido hace que las personas se identifiquen al escucharla.

Villancicos, aguinaldos y parrandones se vinculan con la celebración del nacimiento de Jesús, en épocas decembrinas o fiestas religiosas, cuyos orígenes se cree datan de la primera iglesia de Cubagua, en la cual se presume inició la fe cristiana en América, debido a que los españoles trajeron la celebración de la Navidad y con ella los villancicos y cánticos litúrgicos.

Miguel Guerra, es el director musical encargado de la agrupación "Parranderos de La Paz", intérpretes de la parranda romántica. Sus inicios tienen una escuela con la emblemática agrupación "Los Topotopos". Considera que este género musical es la alegría identitaria y genuina del pueblo neoespartano, por ser el más alegre de todos los estilos musicales tradicionales margariteños, que reflejan un carácter auténtico, el vivir y la esencia de su pueblo.

Mencionó que muchas de las tradiciones y de la esencia insular se ha perdido, y atribuye esa responsabilidad a personas del medio cultural que se resisten a los cambios, y han creído que las cosas se deben seguir haciendo como años atrás. Sin embargo, enfatizó que las generaciones vienen cambiando debido a la globalización y las redes sociales. "Si nos resistimos a los cambios, nuestros géneros tradicionales y lo que encierra nuestra cultura va a quedar como adorno de museos, para recordar cómo se hacía antes", acotó.

Promoción musical

Foto: OLYANA MARCANO-@olymarcano

Parranderos de la Paz promueven el género que forma parte de la identidad regional / Foto: OLYANA MARCANO-@olymarcano

Guerra menciona que otra de la razones que afecta la promoción de la música tradicional, es la falta de apoyo por parte de las emisoras radiales en la difusión de los trabajos musicales, y afirmó que es baja la proporción.

Refirió que en la actualidad no hay excusa para dar a conocer esas producciones, lo positivo de los cambios es que las redes sociales han abierto una brecha para dar a conocer la música. "Por lo tanto debemos llenar estos medios con la música margariteña".

Aseguró que desde la posición de los cultores y artistas es necesario ceñirse a lo que está sucediendo en la actualidad, y promover el arraigo de esos valores tradicionales desde la escuela.

Guerra recordó que se ha visto la promoción del Corazón Llanero, lo que le llevó a preguntarse, el por qué no promover un Corazón Margariteño, o el Corazón de Coche, como un festival que permita posicionarnos como neoespartanos en la difusión de nuestros géneros tradicionales.

Adaptación

Expresó que el modernismo no ha logrado suprimir la parranda, más bien irrumpe inevitable en todo ámbito social y agregó que no desaparecerá si se adapta a los tiempos que vivimos.

"Desde Parranderos de la Paz lo que hemos hecho es tratar de mantener la esencia de la parranda en la mayor medida posible, agregando elementos que refresquen ese sonido y atraigan a la gente joven".

Destacó que la difusión de la música neoespartana ha avanzado pero es necesario seguir trabajando para que siga teniendo auge, y para eso considera se requiere crear políticas de Estado, el apoyo de las entidades gubernamentales y de la empresa privada en la activación o recuperación de nuestros géneros.

Indicó que Parranderos de la Paz seguirá trabajando con esfuerzo para promover la parranda como identidad y el sentir identitario del neoespartano, tratando de llenar cualquier espacio, plataforma, redes sociales, emisoras, eventos, a pesar del precio que haya que pagar.

"Seguiremos posicionando la parranda como un valor de la identidad del insular, que permita al turista nacional y extranjero llevarse la experiencia y decir; estuve en Margarita escuché y baile parranda".

La gran evolución

Roki Viscuña, presidente del Centro de Estudio y Difusión de la Música Neoespartana (Cedimn), considera que en la música tradicional la parranda es la que más ha evolucionado en los últimos años, porque se cambió el discurso de la parranda que se refería a los hechos jocosos de los pueblos, o algunos temas que tenían que ver con la naturaleza, con la fauna.

“La gente de Parranderos con Lubert Pulval comienza a trabajar con mucha fuerza el tema del amor, la parranda romántica y eso influyó sobre muchísimas agrupaciones que se formaron con gente joven y comenzaron a hacer un movimiento interesantísimo. Para la primera década del 2000 la cantidad de grupos de parranda era extraordinariamente bueno”.

Viscuña explica que desafortunadamente el tema económico por la situación del país fue vulnerado ese movimiento y sobre todo por la diáspora. “Muchos se fueron, incluso el mismo Lubert aunque Parranderos sigue”.

Otro aspecto es la difusión. Mientras el movimiento evolucionaba dando respuesta a la aceptación del público, los medios estaban totalmente sordos. “Tu escuchas la radio en diciembre y solo hay programas de gaitas, de vez en cuando suena una parranda. El trabajo de esos muchachos lo han logrado más por el tiempo que pasan en la calle en conciertos y toques que por el apoyo de la radio”.

Viscuña, quien también es músico, explica que nada costaría hacer un proyecto que permita a esos grupos tener presencia en los mismos programas de gaita. “Que de 10 canciones por lo menos tres sean parranda”.

Para el presidente del Cedimn la evolución ha sido grande, aunque mucha gente considera que se ha tergiversado, pero agrega que eso es normal cuando se evoluciona. “Hay gente que ve el cambio como algo peligroso que va a hacer daño, el género se preserva en buena medida cuando hay un movimiento que camina a la par de la evolución y de los cambios que necesariamente van a ir imprimiendo los nuevos tiempos, sobre todo los cambios discursivos. El gran cambio de la parranda fue pasar a una parranda casi exclusivamente romántica. Eso la hizo apetecible para el público juvenil”.

Aguinaldos y parrandas

Foto: Archivo

Los Topotopos son un símbolo de los aguinaldos margariteños. / Foto: Archivo

Luis Antonio Rodríguez, director fundador de Los Topotopos, y quien a la edad de 17 años fundó la agrupación, refirió que los aguinaldos y la parranda son algo simbólico de la Pascua en Oriente y en la Isla de Margarita.

Resaltó que estos géneros se mantienen gracias a Los Topotopos que rescata la parranda decembrina. En el año 1982 después de grabar su primer trabajo de larga duración se realza la parranda en el ámbito oriental, con el nacimiento de muchas agrupaciones que cantaban sus canciones.

Rodríguez expresó que solo Los Topotopos mantienen el género de los aguinaldos como su identidad, improvisando el aguinaldo, lo que le gusta a la gente y los identifica.

Detalló que algo que sorprende a los integrantes de la agrupación, es que hace cinco años fueron a Lechería, estado Anzoátegui, en el mes de mayo y el público les pedía rotundamente que cantaran aguinaldos.

De igual forma describió que está experiencia les sucedió en San Tomé, Guayana, y en la región insular, lo que a su juicio les revela que "sin ser diciembre, la gente lo pide y les gusta".

Defensa

Foto: Archivo

Los Topotopos se mantienen vigentes. / Foto: Archivo

El músico comentó que el modernismo es dañino para el folclore y aunque mantienen la parranda como tradición, cree que se está perdiendo. Sin embargo, indicó que "El modernismo no ha podido transformar la parranda aguinaldera, nosotros estamos ahí para defenderla, que nos escuchen, adaptándonos al tiempo, sin aflojar lo nuestro".

Argumentó que en el estado hay un problema porque la música foránea les gana lugar, y eso no puede ser, hay hoteles y restaurantes que buscan la música mexicana y la llanera, y la quieren imponer, o impulsar un Corazón Llanero. "Eso no se puede apoyar, cuando en Margarita tenemos géneros musicales para regalar", resaltó.

El fundador de Los Topotopos acotó que en la región también se puede hacer "Un Corazón Margariteño" porque a su juicio hay cómo hacerlo, con la diversidad de géneros musicales que existen.

Rodríguez menciona que no imaginó que esa agrupación de música tradicional grabaría cinco discos de larga duración y 10 CD.

Promoción turística

José Yapur, empresario del sector turístico, enfatizó que la parranda es un género propio de la región, atractivo, alegre, pegajoso, muchas veces va acompañado por las diversiones, las cuales se realizan durante todo el año. Considera que si se busca un género musical que permita promocionar el turismo, ese es "La Parranda Margariteña", por lo que a su juicio su práctica no debe ser limitada solo a las fiestas decembrinas.

Otra de las razones que ofreció Yapur es que este género musical permite temáticas humorísticas, lo que facilita el hacer la famosa broma margariteña. Además puede ser acompañada por coreografía y bailes, siendo un género de fácil entendimiento para los turistas nacionales o extranjeros.

Detalló que la parranda puede oírse fácilmente en cualquier momento, y permite a quienes la ejecutan ser más creativos, tal como los trabajos de Parranderos de La Paz, permitiendo que evolucione o fusione con otros géneros, sin perder su origen.

Para José Yapur la parranda se mantiene como algo muy particular, propio de la región, que necesita darse a conocer, para esto se debe trabajar y preparar las agrupaciones. Los entes culturales deben dejar de ser organizadores de eventos de las alcaldías y ser promotores de agrupaciones y artistas. Además la cultura debe tomarse como algo serio, dándole a los músicos el reconocimiento que merecen.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | 50° Aniversario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES