Porlamar
15 de abril de 2024





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






Orgullo y sentir de la Semana Santa asuntina
La Asunción es buen ejemplo de solidaridad con los principios y valores derivados de la religiosidad y la tradición, a pesar de tantas imposiciones derivadas de sistemas económicos, sociales, culturales y políticos
Manuel Espinoza Melet

12 Mar, 2024 | Como todos los años, hace su presencia la Semana Mayor, tiempo de recogimiento espiritual y de necesaria reflexión sobre nuestro rol cristiano, con necesidad espiritual y fuerte convicción de nuestro sentir católico, sin titubeos ni inclinaciones hacia otras expresiones de culto y devoción. La Semana Santa es el verdadero llamado de Cristo a encontrarnos con nosotros mismos en el hermoso e inequívoco camino de la fe.
Su Santidad Benedicto XVI con relación a la Semana Santa, con la brillantez e intelecto que lo caracterizó durante su pródiga vida, siempre fue proclive a realizar una verdadera meditación sobre los acontecimientos centrales de nuestra Redención, la cual constituye el núcleo esencial de nuestra fe. En este sentido, el Santo Padre expresó en la Audiencia General del 31 de marzo de 2010, celebrada en la Plaza de San Pedro, lo siguiente: “Os exhorto por tanto a vivir intensamente estos días para que orienten decididamente la vida de cada uno a la adhesión generosa y convencida a Cristo, muerto y resucitado por nosotros”.
La Asunción es buen ejemplo de solidaridad con los principios y valores derivados de la religiosidad y la tradición, a pesar de tantas imposiciones derivadas de sistemas económicos, sociales, culturales y políticos, la ciudad capital se abraza de su impecable fe y no acepta bajo ningún concepto que se alteren o modifiquen las costumbres propias que distinguen a la semana santa asuntina. Es por ello que, se siente una fuerza innata y realmente difícil de describir, encontrándose precisamente el asuntino firme en sostener y mantener incólume lo que desde hace muchos siglos ha sido un estandarte de la ciudad: las procesiones de la Semana Mayor.
Esta Semana Santa volverán a relucir las imágenes, las calles de La Asunción serán repletas de personas venidas de todos los sectores de la ciudad capital, de otros sitios de la isla, así como también de turistas ávidos por conocer y comprender la maravillosa faceta que ostenta la asuntinidad para beneplácito del patrimonio religioso y cultural del país.
Ya se aprecia esa atmósfera inmanente y vigorosa de emoción, el asuntino cuenta los días, pareciese que no se quisiera que terminara la Semana Santa, porque siente que se desprende de algo que le es propio, como cuando un hijo se va lejos de la casa y retornará al año siguiente. El sentimiento que se alberga en el alma y sentir es indescriptible; los ancianos afloran los recuerdos y costumbres de antaño, cuando las procesiones salían iluminadas con velas y lamparitas de aceite, las viejas imágenes hoy conservadas en el Museo Nueva Cádiz, el centavito del Cristo, la visita de la Dolorosa al viejo Cuartel de Policía, la procesión del Santo Cristo a las cinco de la tarde, la salida del Santo Sepulcro con sus florecitas de tela y de papel en compañía del Palio, la procesión del Santísimo el sábado santo al repicar Gloria.
No es necesaria la convocatoria para la Semana Mayor asuntina, el pueblo acude sin ningún tipo de apercibimiento, es un evento de gran actividad, la planificación comienza precisamente cuando termina la Semana Santa pasada, no existe el cansancio o la apatía en el asuntino, se debe cumplir fiel y cabalmente con la tradición, no hay excusa alguna, priva la conciencia de aportar ese granito de arena para la construcción del gran evento de la asuntinidad.
En esta Semana Santa vuelven las imágenes a bendecir a su pueblo, renace la esperanza por un futuro mejor, lluvias de peticiones recorrerán las almas de los afligidos y, sin lugar a duda, los corazones sentirán la palpitante emoción de ver el paso procesional con su retumbe de trompetas y redoblante. No hay nada que impida esa emoción colectiva, siendo precisamente la fuerza del pueblo asuntino, su orgullo y sentir, la máxima expresión de autenticidad y floreciente identidad de una ciudad eterna.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | 50° Aniversario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES