Porlamar
16 de diciembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Nicanor… Silenciosamente, sin estrépito y con disimulo
Aquel miércoles 28 de noviembre del año 1934, la alegría no se hizo esperar en la casa de Don Nicanor Navarro y María Guerra de Navarro, ubicada en la calle Democracia de Los Robles; nacía Nicanor Gonzalo Navarro Guerra, "Con Sordina" o sea silenciosamente, sin estrépito y con disimulo.
Verni Salazar

Foto: CORTESÍA

Nicanor Navarro, "...su legado sigue peregrinando en el sentir de su pueblo". / Foto: CORTESÍA

28 Nov, 2015 | Como un homenaje al cumplirse 81 años del nacimiento de este excelso roblero, comparto con ustedes mi crónica aparecida a petición de su compilador Luis Ávila Guerra en "Palabras Sueltas para Nicanor Navarro" publicado por el Fondo Editorial del Municipio Maneiro "Dr. Efraín Subero" en el año 2013, en la cual enlazo el título de sus obras escritas y publicadas con parte importante de su vida… porque "Los Cronistas nunca mueren, su legado sigue peregrinando en el sentir de su pueblo".

Aquel miércoles 28 de noviembre del año 1934, la alegría no se hizo esperar en la casa de Don Nicanor Navarro y María Guerra de Navarro, ubicada en la calle Democracia de Los Robles; nacía Nicanor Gonzalo Navarro Guerra, "Con Sordina" o sea silenciosamente, sin estrépito y con disimulo. Ya muchacho, tuvo que usar su "Pupitre", para cursar estudios primarios entre Pampatar y Los Robles, luego en el Liceo Francisco Antonio Rísquez de La Asunción y la Escuela de Comercio de Porlamar. Como "Testigo de mi Tiempo", se dedicó a la escritura, la investigación y entre "Retahílas" escribió para diferentes medios impresos de la isla de Margarita, lo que le permitió adentrarse en la "Antología Documental de Los Robles"; allí con documentos en la mano, dio a conocer la importancia de su pueblo, en la historia neoespartana. "A Cien Años de Cuando Mataron a Ño Suárez", no pudo resistir la tentación de seguir investigando y se hace protagonista del "Cronicario del Homicidio Margariteño". Y es su máquina de escribir la compañera a la hora de plasmar ese cúmulo de información que recoge y que muchas veces son sus vivencias, como cuando escapó de "Las Piedras de Nila", mientras trabajaba en el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social de Porlamar y en la Dirección de Administración del Ejecutivo del estado Nueva Esparta donde hizo buena amistad con los "Turcos en Margarita", destacándose la de su querida profesora Adelita Abouhamad. Entre sus más connotadas conversas destacaba la lección aprendida de su maestro José Augusto De León, a saber "...nos dejó dicho que toda circunstancia, en la simulación de la lucha por la vida está sujeta a ese pasado del verbo arar... porque nada es perfecto en la vida, salvo la muerte", que le permitieron seguir a la "espera de sana y buena brisa para inflar sus velas", que lo condujeran al volante de su "Margarita Bajo Ruedas", recorrerla de arriba abajo, y aunque tuvo que comprarse una boina de la marca "Barbisio", la misma de los sombreros de prestigio que usaban en tiempos de gala, para cubrirse de los "Chispazos del Sol", que pretendían derretirlo y volver agua a su "Margarita Sobre Hielo".

Y siguió protestando, nunca pudieron callar su noble e irreverente verbo, que en una oportunidad al manifestar su opinión sobre Andrés Bello y el Libertador Simón Bolívar fue tan vilipendiado, que estuvieron a punto de incluirlo en su "Anecdotario Judicial Margariteño", del cual se escapó cuando muchos de los "Nombres y Renombres de la Margarita Heroica", salieron al paso para ayudarlo en la defensa de nuestra insularidad, nuestra margariteñidad y espartanidad.

Como el buen escritor, con integridad de palabra, deleitables lecturas y sobre todo conocedor de la vida, de nuestra vida, más allá de los "Rostros y Rastros de mi Cotarro", en la intimidad de su lar nativo, y que lo llevó magistralmente con su visión de hombre consustanciado con un pueblo que cada día se resiste a que pisoteen, mancillen y borren su "Perfil Humano y Social de Nuestra Margariteñidad", a realizarse como Cronista Oficial de Los Robles y más tarde Cronista del estado Nueva Esparta, cubriendo la vacante dejada por Rosauro Rosa Acosta, de quien con mucha admiración y exaltación compila su "Caracol de la Isla", y quien en una oportunidad nos dijo: "Nicanor es un escritor de diestra y amena pluma, se nutre del paisaje y de los personajes de su lar nativo, los pinta, los retrata con trazos ágiles, con emoción y cariño y nos los deja perennes en la retina y el alma".

La "Antología Documental de Pampatar", con sus "Rastrojos" recorrió parte importante de su vida, de su pasión; y en la mañana del viernes 19 de julio del 2013, "Trotandito", silenciosamente, sin estrépito y con disimulo, se marchó de este espacio terrenal, dejando un legado de letras, ejemplo de lucha y guía eterna para la defensa de nuestra cultura.

Desde mi trinchera recordaré siempre al amigo Nicanor como el farol perpetuo, verbo imperecedero y preciso, acción resistente ante los adversos, sencillez característica en el trajinar de los días, amigo fiel y sobre todo ejemplar margariteño.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES