• 04:21pm  Israel aprueba la creación de nueva colonia para los evacuados de Amoná

  • 04:20pm  Empresa rechaza informe de Oxfam que la vincula a asesinato de Berta Cáceres

  • 04:19pm  Quieren completar en julio el tratado para prohibir armas nucleares

  • 04:17pm  El BID defiende la globalización y reconoce enorme daño del caso Odebrecht

  • 04:17pm  Actor latino de Power Rangers, condenado a 6 años de cárcel por asesinato

  • 04:15pm  Girardi confía en Severino y lo coloca como cuarto abridor de Yanquis

  • 04:12pm  Piñera cataloga de golpe de Estado la decisión del Supremo en Venezuela

  • 04:11pm  Brasil tilda de ruptura constitucional actuación del Supremo en Venezuela

  • 04:10pm  Secretario general del Parlatino: no hay democracia sin Parlamento

  • 04:08pm  Atracan vehículo blindado y roban 1,2 millones de dólares en este de Bolivia

  • 04:08pm  CRÓNICAS INTERNACIONALES

  • 04:08pm  Parlamento venezolano anuncia marchas y pide a OEA activar Carta Democrática

  • 04:06pm  Gobierno salvadoreño condecora a cubana Alicia Alonso por su aporte al arte

  • 04:03pm  Carolina del Norte modera la ley que impedía elegir baño a transexuales

  • 04:03pm  El peso mexicano se aprecia 0,37 % frente al dólar




Porlamar
30 de marzo de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Del reencuentro con la verdad
La verdad misma, tozuda e irremplazable, se convierte en una tarea inmensa de reivindicación a contrapelo no sólo de los intereses políticos, sino de los propios medios que obtienen grandes dividendos al contrariarla, versionarla y dosificarla.
Luis Barragán | luisbarraganj@gmail.com

5 Ene, 2017 | Desde hace varios meses, la prensa europea abunda en consideraciones alrededor de un término acuñado por el Diccionario Oxford: la llamada post-verdad pretende explicar fenómenos como el Brexit, cuyas simplificaciones sacudirán por un muy buen tiempo los bytes. Al parecer, el neologismo estelar tiene por origen la desatención y negación del cambio climático, a pesar de las evidencias científicas.

Por más que las realidades sigan un curso insobornable, la tendencia prevaleciente es la del auto-engaño que las suplanta o dice suplantarlas, agravándolas. E, irremediable, la verdad misma, tozuda e irremplazable, se convierte en una tarea inmensa de reivindicación a contrapelo no sólo de los intereses políticos, sino de los propios medios que obtienen grandes dividendos al contrariarla, versionarla y dosificarla.

Caso muy cercano, a finales del año recién concluido, la canciller venezolana resolvió con un Tweed el demasiado efímero y tormentoso tránsito por la presidencia pro tempore de Mercosur que, circunscrito al anuncio, jamás se materializó.

Sin embargo, empleada ventajista o ventajosamente la herramienta, evitando la incomodidad del más ligero cuestionamiento personal, dijo olvidar las razones de fondo que condujeron a la suspensión de Venezuela, escenificando una vergonzosa comedia en la sede de la organización, y condensando la gestión en la resaltada “dimensión social y de DDHH del bloque”.

La post-verdad, también tildada meta-verdad, es un elegante eufemismo que ayuda a entronizar la mentira, cultivándola con una prestancia que debe escandalizar, por cierto, distinta a la sempiterna demagogia. E, incluso, nos remite a las reflexiones que un destacado jurista, como Peter Häberle, ha aportado en torno a la verdad como un derecho fundamental que, en medio de los más duros conflictos, ha generado y universalizado sendas comisiones que procuran buscarla en el marco de las transiciones políticas, esforzándose en resarcir – ante todo – moralmente a las víctimas; y, más allá, a prevenir y confrontar la razón de Estado que, a la postre, lleva al extremo totalitario de la producción de “no verdades”.

La mejor garantía que tienen las realidades para el reconocimiento y la nombradía que reclaman, está en el libérrimo debate que emprenda las mejores perspectivas que nos acerquen a la verdad. En el caso venezolano, principia con la urgente realización del Estado Constitucional, evitando repetir experiencias como las que aún – enfermizamente – no concluyen, dinamitando el propio lenguaje.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Clasificados | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES