• 04:12pm  Nuevo director de Instituto cubano en Miami dice impulsará la imparcialidad

  • 03:56pm  El español González dice que es muy bueno que México voltee hacia Europa

  • 03:56pm  El petróleo Brent baja un 2,58 % y cierra en 48,06 dólares

  • 03:37pm  El peso argentino se deprecia 1,66 % frente al euro

  • 03:36pm  Venezuela prorroga por octava vez la vigencia del billete de 100 bolívares

  • 03:36pm  El peso argentino se deprecia 1,14 % frente al dólar

  • 03:36pm  El CAF defiende la productividad para mantener el crecimiento en Iberoamérica

  • 03:36pm  Guatemala presentará en Argentina informe sobre avance contra lavado dinero

  • 03:30pm  Verhaeren (Australia) ve a su equipo preparado para dar lo máximo

  • 03:30pm  Es un sueño, dice el venezolano Hernández sobre su llegada al Belenenses

  • 03:30pm  Tres terroristas abatidos en una zona chií en el este de Arabia Saudí

  • 03:26pm  Macri se reúne con Vázquez y Morales en antesala de cumbre del Mercosur

  • 03:25pm  Morata se despide del Real Madrid: Es una decisión pensada y meditada

  • 03:19pm  Costa Rica y EE.UU. se topan de nuevo con Aguilar, el árbitro de la nieve

  • 03:17pm  El Alinghi suizo domina en Barcelona; los españoles notan la presión




Porlamar
23 de julio de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Monagas Tercero
El ejercicio de la democracia tiene, en acatar y cumplir la Constitución su principal baluarte. Sólida columna que ningún Sansón podrá derrumbar. Ya los tiempos de José Tadeo primero y de Hugo Rafael segundo pasaron.
Ángel Ciro Guerrero angelcirog@hotmail.com

6 Ene, 2017 | El primero en asaltar el Congreso fue José Tadeo, en 1846. Con tan vulgar modo quiso asegurarse mayoría que defendiese su gobierno el cual avergonzó a la república. El segundo, Hugo Rafael, quien valido de la Constituyente, arrasó con lo que había. Y el tercero, Nicolás que, derrotado por la democracia, salió defenestrado de la Asamblea Nacional a punta de votos. Pero el reconcomio lo obliga a intentar, con la Sala Constitucional del TSJ convertida en su bufete particular, recuperar como sea el poder perdido totalmente en el palacio que construyese Guzmán Blanco para debatir ideas, léase bien, ideas.

Maduro, cual un Monagas cualquiera, creyendo que puede llevarse por delante la autonomía que la Carta Magna le asigna a cada poder público, se equivocó de plano. Encontró, de frente, a un compacto y valeroso equipo defensor de la democracia que no se ha rendido ni se rendirá. Por más que con argucias, leguleyerías, trampas, violaciones de la legalidad, irrespeto y chantajes, pretenda convertir la AN en siguí suyo.

Es él quien de verdad desacata. Una pérfida acción contra la soberanía que reside en el pueblo y no en sus aliados circunstanciales, a los cuales mueve lo crematístico y no pareciera ser la aparente convicción ideológica que dicen profesar. O, más claro, una traición a ese pueblo que su revolución dice amar, respetar y proteger.

El ejercicio de la democracia tiene, en acatar y cumplir la Constitución su principal baluarte. Sólida columna que ningún Sansón podrá derrumbar. Ya los tiempos de José Tadeo primero y de Hugo Rafael segundo pasaron. Lo que queda por ahí son las volteretas del Nicolás tercero. En la mitad del medio el pueblo, que sabrá cobrarse la afrenta que se le hace al negarle su derecho de estar verdaderamente representado por quienes quiso y no por los afanadores de prebendas personales. Que también confunden con el interés político.

Olvidan que la AN ahora, resistirá cualquier ataque. Como igualmente lo hará la democracia.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES