• 03:59am  El G7 retoma sus reuniones sin May y con el reto de pactar un comunicado

  • 03:59am  5-0. Víctor Vázquez consigue doblete en goleada del Toronto FC

  • 03:58am  La sorprendente recuperación de los bosques vietnamitas

  • 03:57am  Bollywood ayuda a tender puentes entre la India y su vieja rival, China

  • 03:55am  La UE pide llevar ante la Justicia a los responsables del atentado en Egipto

  • 03:48am  Mario Mola: En un futuro próximo no me planteo hacer el Ironman

  • 03:45am  Trump se irá de Taormina sin ofrecer rueda de prensa cuando termine el G7

  • 03:38am  Los moscovitas reanudan protestas contra demolición de viviendas soviéticas

  • 03:37am  Míchel Salgado: La final de Cardiff está al 50 por ciento

  • 03:36am  Los presos palestinos suspenden la huelga de hambre tras 40 días de ayuno

  • 03:35am  Al menos 18 muertos y 6 heridos en atentado en sureste de Afganistán

  • 03:32am  El papa viaja a Génova y mantiene encuentro con trabajadores de siderúrgica

  • 03:30am  Sábado, 27 de mayo de 2017 (08.00 GMT)

  • 03:25am  Una enigmática roca redonda en Bosnia se convierte en un imán para turistas

  • 03:22am  Antiguas estrellas presentan la World Legend Cup, el mundial de veteranos




Porlamar
27 de mayo de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Monagas Tercero
El ejercicio de la democracia tiene, en acatar y cumplir la Constitución su principal baluarte. Sólida columna que ningún Sansón podrá derrumbar. Ya los tiempos de José Tadeo primero y de Hugo Rafael segundo pasaron.
Ángel Ciro Guerrero angelcirog@hotmail.com

6 Ene, 2017 | El primero en asaltar el Congreso fue José Tadeo, en 1846. Con tan vulgar modo quiso asegurarse mayoría que defendiese su gobierno el cual avergonzó a la república. El segundo, Hugo Rafael, quien valido de la Constituyente, arrasó con lo que había. Y el tercero, Nicolás que, derrotado por la democracia, salió defenestrado de la Asamblea Nacional a punta de votos. Pero el reconcomio lo obliga a intentar, con la Sala Constitucional del TSJ convertida en su bufete particular, recuperar como sea el poder perdido totalmente en el palacio que construyese Guzmán Blanco para debatir ideas, léase bien, ideas.

Maduro, cual un Monagas cualquiera, creyendo que puede llevarse por delante la autonomía que la Carta Magna le asigna a cada poder público, se equivocó de plano. Encontró, de frente, a un compacto y valeroso equipo defensor de la democracia que no se ha rendido ni se rendirá. Por más que con argucias, leguleyerías, trampas, violaciones de la legalidad, irrespeto y chantajes, pretenda convertir la AN en siguí suyo.

Es él quien de verdad desacata. Una pérfida acción contra la soberanía que reside en el pueblo y no en sus aliados circunstanciales, a los cuales mueve lo crematístico y no pareciera ser la aparente convicción ideológica que dicen profesar. O, más claro, una traición a ese pueblo que su revolución dice amar, respetar y proteger.

El ejercicio de la democracia tiene, en acatar y cumplir la Constitución su principal baluarte. Sólida columna que ningún Sansón podrá derrumbar. Ya los tiempos de José Tadeo primero y de Hugo Rafael segundo pasaron. Lo que queda por ahí son las volteretas del Nicolás tercero. En la mitad del medio el pueblo, que sabrá cobrarse la afrenta que se le hace al negarle su derecho de estar verdaderamente representado por quienes quiso y no por los afanadores de prebendas personales. Que también confunden con el interés político.

Olvidan que la AN ahora, resistirá cualquier ataque. Como igualmente lo hará la democracia.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES