Porlamar
15 de octubre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






Evitemos el despotismo y nepotismo
Desde luego que en Venezuela no hemos llegado a estos extremos de la barbarie política, a pesar de lo que puedan decir y adosar públicamente los enemigos del modelo socialista, pero, también es cierto que para evitar caer en tan degradantes prácticas, es imprescindible ser más eficientes, más humildes y, sobre todo, más honestos.
Manuel Acevedo Ramírez manuelacevedoramirez@gmail.com

5 Ago, 2018 | Nuestro llamado de hoy, es el de luchar contra estos dos flagelos, atender los problemas del pueblo y, más que nunca trabajar juntos para ser más eficientes, evitando siempre no corresponder a dichas imputaciones. Pues que aterrador significado tienen estos dos. La primera, el despotismo: registrada en la historia como una forma de gobierno que ejercían algunas monarquías europeas del siglo XVIII, en las que los reyes seguían teniendo poder absoluto, la frase que sintetiza al despotismo es «todo por el pueblo, pero sin el pueblo».

Y el nepotismo: conceptuado como el racismo en su expresión más regresiva, el nepotismo presume una supuesta identidad cromosómica, que hará que el subalterno actúe y piense, como lo haría el mandamás, siempre infalible. Un gobernante o un burócrata es nepótico, porque desea erradicar toda posibilidad de disidencia, ni siquiera el más mínimo debate, se obedece sin chistar, y ya.

Desde luego que en Venezuela no hemos llegado a estos extremos de la barbarie política, a pesar de lo que puedan decir y adosar públicamente los enemigos del modelo socialista, pero, también es cierto que para evitar caer en tan degradantes prácticas, es imprescindible ser más eficientes, más humildes y, sobre todo, más honestos.

Pues, lo acontecido recientemente en Nueva Esparta con la pérdida de la gobernación, además de representar un revés, para muchos sorpresivo, constituye, a nuestro entender, una exigencia del poder popular para que, quienes ostentan el poder se llamen a reflexionar y a tomar decisiones que eviten la repetición de errores, fallas y deficiencias advertidas. Y a la misma vez, asumir esta derrota como una oportunidad e invitación del pueblo hacia un gobierno que atienda con mayor eficiencia los problemas de vivienda, salud, transporte, educación, servicios públicos, seguridad, alimentación y desarrollo económico”.

Resguardémonos para no caer en estos conceptos nada favorables, los cuales son el resultado en el que: “Un gobernante que está plagado de los anteriores conceptos, son la mayor causa de los malos resultados” En fin, nuestro encargo de hoy es para todos nuestros actuales dirigentes políticos, para que traten en lo posible de no caer en estos señalamientos. Pues, solo con la humildad, la unión y la eficiencia podremos garantizar la victoria popular, la victoria bolivariana, la felicidad del pueblo, el cumplimiento del plan de la patria y con ello la estabilidad del país.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES