Porlamar
19 de noviembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Sorpresas te da la vida
Seguro que es una farsa armada por Jorge, el más maniobrero de los Rodríguez, piensa Julio Andrés. Seguro que entre los manifestantes frente a la embajada de Venezuela en Lima están infiltrados agentes del G2 cubano. Así se dice para sus adentros.
Pedro Salima | psalima36@gmail.com

7 Sep, 2018 | Hay una extraña conexión entre las imágenes que aparecen en la grande y costosa pantalla del televisor y el rostro de Julio Andrés. Discurren las imágenes y el rostro de Julio Andrés se enseria, se descompone, se amarga y se transforma en un rictus que mezcla la rabia, la impotencia y el dolor. A la final parece desplomarse. La barbilla se hunde en el pecho. Las manos temblorosas terminan a ambos lados de la cara. Masajea con fuerza el rostro, la punta de los dedos se encuentran justo en la parte de la cabeza donde no hay pelos. Las imágenes de la pantalla se reflejan en la peleona
de Julio Andrés, tal como si fuese un espejo. Las palabras venidas del televisor golpean los oídos del hombre. Nos queremos ir.

Nos queremos ir. Manden el avión. Manden el avión.

Seguro que es una farsa armada por Jorge, el más maniobrero de los Rodríguez, piensa Julio Andrés. Seguro que entre los manifestantes frente a la embajada de Venezuela en Lima están infiltrados agentes del G2 cubano. Así se dice para sus adentros.

Todo iba saliendo bien. En todos los países creyeron en la urgencia de la ayuda humanitaria, la historia de una dictadura hambreadora, la tesis del dictador asesino. Se lograron las sanciones, la negativa de recursos para la tiranía, el cerco financiero. Y su nombre allí. En el mero centro de las discusiones. Se veía con el camino despejado y con el visto bueno de Trump.

Sorpresas te da la vida, dice la canción. A Julio Andrés las sorpresas le llegan a través del televisor. Tan grande, tan de buena calidad, tan de marca, tan costoso. Pero le amarga la vida. Recuerda el terrible sábado de agosto. Sentado aquí mismo y Maduro en pantalla. Maduro en su discurso.

Maduro desprevenido. Y la explosión. Y Maduro sigue intacto. Julio Andrés estuvo listo para afirmar que fue un autoatentado. Pero Bayly, el bocón ese, salió a decir que sabía del atentado. Maldito bocazas. Y de paso aseguró que Juan Requesens pasó a uno de los implicados en el atentado de Colombia a Venezuela a solicitud de Julio Andrés.

Y él lo vio en esa misma pantalla. Gordito y soplón el Bayly. Vende a cualquiera si eso le da vida a su show. Y en esa misma pantalla vio el video donde Requesens lo implica, lo señala.

“Sorpresas te da la vida, la vida te da sorpresas, ay, Dios”. Julio Andrés le mienta la madre a Rubén Blades, es solo una forma de pagar su rabia. Es que bien rabioso, pues le toca explicarle al mundo cómo es que un montón de venezolanos desean regresar a pasar hambre, sobrevivir sin medicinas y bajo el atropello de una feroz dictadura.
Tararea “sorpresas te da la vida”.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES