Porlamar
27 de mayo de 2020





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






El perro y la mata de mango conversan
Pipo recorrió el conuco rápidamente y como la brisa calurosa soplaba en su rostro, buscó la sombra de la mata de mango y ahí se echó sobre su patas y le preguntó al árbol, cómo se encontraba.
Emigdio Malaver G. / emalaverg@gmail.com /@Malavermillo

13 May, 2020 | El conuco de Juancho Marcano estaba cubierto con una sábana bordada por la aguja mustia de la sequía. Con ese cuadro que reflejaba tristeza, llegó el perro Pipo al pequeño sembradío, obedeciendo las palabras de su dueño y amigo, quien se encontraba en casa cumpliendo la cuarentena social y así evitar el contagio del coronavirus, el cual es muy pequeño y casi invisible, pero sumamente peligroso.

Pipo recorrió el conuco rápidamente y como la brisa calurosa soplaba en su rostro, buscó la sombra de la mata de mango y ahí se echó sobre su patas y le preguntó al árbol, cómo se encontraba.

- Te digo Pipo que las cosas no están muy bien, y no lo digo por mí, pues tú sabes o te imaginas que por nuestras raíces profundas, siempre encontramos, aunque sea la tierra húmeda para sobrevivir y hasta florecer, como estoy ahorita; sin embargo, para otras plantas y sobre todo los arbustos, la situación se hace difícil y más aún que Juancho viene muy poco para acá, pues cuando lo hace, busca la manera de regarlos, aunque sea con un poco de agua, que para dichas plantas es bastante.

El perro que escuchó con mucha atención a su amiga la mata de mango, comentó: “Es verdad, amiga, y no sólo para ti, y demás plantas, que el entorno se vuelve complicado, pues también para Juancho y para mí. Con decirte que nuestro amigo, vive en una constante angustia de ver que las personas que supuestamente deben unirse para enfrentar estos difíciles momentos, se la pasan en una constante peleadera y así, dice Juancho, no se llega a ninguna parte; y por tanto para los hombres y las mascotas, el escenario que vivimos no es nada fácil”.

- Qué ´problema, amigo Pipo, y pensar que ni tú ni yo podemos hacer nada para contribuir por lo menos a que la vida de los hombres sea más llevadera y sin tantos problemas.

- Así es, dijo el perro, el cual se despidió de la mata de mango y se regresó a casa y le contó a Juancho Marcano, la conversa que tuvo con la mata de mango.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES