Porlamar
25 de noviembre de 2020





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Una iglesia comprometida con su pueblo
Entre los días 13 y 15 del presente mes, se realizó una reunión virtual de Arzobispos y Obispos para analizar la profundidad y alcance del deterioro social, económico, moral y político del país y tomar posición ante el llamado a elecciones parlamentarias.
Luis Longart

18 Oct, 2020 | Hace algún tiempo en un artículo publicado en este diario afirmé lo siguiente: “Cuando los Pastores de la Iglesia Católica se pronuncian lo hacen en nombre del pueblo de Dios y meditan mucho sus palabras”. Sostuve también que: “En nuestro país, ninguna institución tiene más contacto con el pueblo que la Iglesia Católica, que además está posicionada en primer lugar de la confianza y credibilidad de los venezolanos”. Hoy, ratifico en todas y cada una de sus partes tales afirmaciones.

Sin quizás, desde el mandato del general Guzmán Blanco, ningún gobernante había enfrentado tanto a la Iglesia Católica, como lo han hecho estos señores que representan el llamado socialismo del siglo XXI, considerado el más estrepitoso fracaso político y económico de la historia política nacional y los peores gobiernos de nuestra vida republicana.

“Bandidos, diablos con sotana, fariseos” y otros epítetos han formado parte del arsenal de descalificaciones y ofensas utilizadas por Chávez y Maduro contra los prelados integrantes de la Conferencia Episcopal, entre quienes podemos mencionar a los Cardenales Velasco, Castillo Lara, Urosa Savino y Baltasar Porras y los Monseñores Luckert, Pérez Morales, Padrón y Víctor Hugo Basabe.

Entre los días 13 y 15 del presente mes, se realizó una reunión virtual de Arzobispos y Obispos para analizar la profundidad y alcance del deterioro social, económico, moral y político del país y tomar posición ante el llamado a elecciones parlamentarias.

Afirman los Obispos que: “Es inmoral realizar elecciones cuando el pueblo sufre las consecuencias de la pandemia, carece de condiciones mínimas para la subsistencia y no existe transparencia en las reglas y mecanismos de verificación que deben regir un proceso electoral”, y lo reafirman cuando señalan: “Llamar a elecciones parlamentarias en medio de esta profunda crisis económica y de servicios públicos, la cual se ha agravado por el impacto de la pandemia, constituye una inmoralidad.”

Sostiene el documento de la Conferencia Episcopal que: “El proceso electoral convocado lejos de contribuir con la solución de la situación tiende a agravarla” y aboga por la realización de elecciones presidenciales, cuando declara: “Además deben realizarse elecciones presidenciales, porque los comicios de mayo de 2018, estuvieron signados por condiciones ilegitimas que colocan al régimen actual como un poder de facto”.

Pero, el mensaje no se queda sólo en la crítica al oficialismo, también lo hace con la oposición., y lo desarrolla de la manera siguiente: “Tanto la oposición como el oficialismo no han presentado al país un proyecto que permita convencer la voluntad de los venezolanos para vivir en justicia y libertad”. Y pregonan que:” Venezuela reclama a gritos un cambio de actitud en toda la dirigencia política. El pueblo venezolano exige libertad para reclamar sus derechos constitucionales”.

Los Obispos ratifican su voluntad de seguir alentando y sirviendo a su pueblo cuando afirman: “Son muchos los que se sienten angustiados e indefensos. La Iglesia Católica, a través de sus instituciones y parroquias, acompañan de cerca la vida de nuestro pueblo e intentan suplir las necesidades prioritarias desde sus limitadas posibilidades, competencias y permisos que le otorgan”.

Uno de los postulados fundamentales de la Iglesia es la defensa irrestricta de la dignidad humana. En tal sentido, el documento sentencia: “Es justicia, por tanto, que los responsables de las ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias y torturas sean juzgados y que las instituciones del Estado actúen, conforme a derecho, para que estos hechos abominables no se produzcan de nuevo”.

Todas las afirmaciones anteriores representan el testimonio crudo, valiente, honesto y realista de una Iglesia Católica comprometida con su pueblo y que toma posición ante la grave crisis que vivimos.

Quieren callar la voz de la Iglesia y eso nunca lo van a lograr, por ello nuestra solidaridad con Cardenales, Obispos, Párrocos y Sacerdotes de nuestra querida Iglesia Católica Venezolana.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Virgen del Valle


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES