Porlamar
25 de septiembre de 2021





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






Soy un dibujante que siempre he militado en causas justas
Desde pequeño se "fogueó" en el arte guiado por su papá, el recordado poeta José Lira Sosa. Hoy, con extraordinarias aptitudes, Iván Lira prosigue su estudio sobre la imagen y el color.
Yanet Escalona

Foto: LUIGI PARAVANI

Como caricaturista rechazó el atentado contra Charlie Hebdo en París, atacado a tiros el 7 de enero de 2015. Iván Lira opina que la caricatura ha sido siempre perseguida por ser vehículo eficaz para transmitir valores e ideas. / Foto: LUIGI PARAVANI

25 Ene, 2015 | Realmente, para Iván Lira el mundo del dibujo y de las artes gráficas es lo suyo, y a ello se dedica desde que era niño, precisamente "fogueado" en un hogar donde el trabajo intelectual y creativo, bajo la guía de su mamá Eucaris y de su papá, el poeta José Lira Sosa, eran la constante en medio del ameno compartir con los amigos, las tertulias y el humor. "Mi viejo, quien además era un excelente crítico de arte y periodista brillante, me incentivó mucho", indica al recordar esos años en familia para compartir entre la palabra poética de un Gustavo Pereira, o el color e impulso de la pintura de Juan Loyola.

Su casa, en la calle Guilarte de Porlamar, no era parecida a la de sus vecinos. Se comparaba en la humildad de la planta física, pero se diferenciaba por el cultivo del debate y de creación. Fue así como Iván Ernesto Lira Gómez se formó en un hogar de cuatro hermanos, hoy todos profesionales, quienes crecieron en esa onda correcta y crítica. Cursó la primaria y parte de la secundaria en el Colegio Maneiro de Porlamar, para culminar el bachillerato en el liceo Nueva Esparta de esta ciudad. Estudió luego cine en el Instituto de Formación Cinematográfica, Cotrain, de Caracas entre 1988 y 1990.

En la Isla frecuentó la Galería Popular Neoespartana (Galpón) y participó en exposiciones. En 1996, al año siguiente de morir su padre, se va a Caracas, donde colaboró con periódicos y trabajó en una agencia de publicidad. "Me alegro de haber conocido desde la vieja escuela con los montadores, donde se trabajaban los textos a tantos puntos tipográficos, como la moderna agencia de publicidad. Siempre he sido abierto a la tecnología y a las nuevas técnicas, pero también valoro el dibujo hecho a mano, el óleo y la acuarela. Por lo general trabajo con la técnica tradicional, luego escaneo y finalizo el trabajo con técnica digital. Solo a veces me limito a esta última. Me considero, en general, un artista versátil. Todo tiene su textura, color y belleza", afirma.

"Lo importante es que salí a la calle siendo ya un dibujante formado en casa, en donde le hacía pequeñas viñetas, caricaturas e ilustraciones a mi papá para periódicos comunitarios. Trabajamos con el semanario Pregón, el Zona Franca e incluso le hice una portada a la revista Cuaderna".

Como viene de esa escuela, ahora Iván Lira junto a su esposa, la ceramista Sandra Valecillos, inculca también en sus dos hijos –Bianca (8) y Ernesto (4)- ese arraigo familiar y el amor al arte. Es la formación, además, con sentido ético y rechazo hacia la injusticia. "Soy un militante de las causas justas", agrega Lira.

Dentro de su formación también recuerda la etapa en Caracas cuando compartió en el taller de Loyola, "quien fue un excelente artista conceptual venezolano. 'El último irreverente', como lo llamó Claudio Perna. Como yo era margariteño y él muy amigo de mi papá me brindó alojamiento y formación, un lugar que a su vez era frecuentado por grandes artistas".

Iván Lira opina que al igual que existe el Sistema Nacional de Orquestas, esa experiencia debe replicarse en todas las expresiones artísticas, desde el arte visual hasta la danza y el teatro para multiplicar el esfuerzo. También en cada hogar a los niños y niñas debe estimulárseles para que desarrollen sus aptitudes en los diferentes campos. Lira reside en Juan Griego, una ciudad que conserva su magia y más tranquilidad que el eje Porlamar-Pampatar. Para su Isla natal desea más calidad de vida y áreas verdes, y en el caso de la ciudad marinera que se aprecie mejor el paseo Guaraguao. "No es posible que Porlamar vaya creciendo de espaldas al mar", dijo este artista con sus afectos sembrados en Margarita.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES